Sobrevivir en la oficina (II): Perdiendo los papeles

En todas las oficinas se suele trabajar con distintos tipos de papel, ya bien sea por tamaño, para imprimir recibos, notas, etc. o con preimpresos, como albaranes, facturas, timbres, etc.

Es muy típico que en una multifuncional o impresora, compartida en una red pequeña, que tendrá un cajón para el papel normal y una bandeja lateral, todos los documentos se impriman poniendo todo el papel en el cajón, y cuando un usuario quiere imprimir un papel especial, se lo indica a voces a sus compañeros, que como solución temporal no está mal, pero no es la primera ni la última vez que ese papel especial acaba impreso con texto que no corresponde, por la típica casuística de estas máquinas.

Leer más
Sobrevivir en la oficina (I): Fotocopiar un DNI

Mucho tiempo ha pasado desde aquellas oficinas, en las que el ruido de las máquinas de escribir, y de las fotocopiadoras y el humo del tabaco eran cosa normal. Poco a poco, las máquinas han sido sustituidas por ordenadores e impresoras, primero de agujas, y luego de inyección y laser…

De acuerdo, algunas láser ya coexistían con las de agujas y todavía hay impresoras de agujas por ahí chirriando, pero son casos excepcionales.

A la hora de realizar tareas sencillas, como es fotocopiar un DNI, muchos empleados tienden a hacerlo como se ha hecho toda la vida, esto es, copiar una cara, voltear el original, colocar la copia en la bandeja de paso o en el cajón y copiar el dorsal. Como veis, este sistema es sencillo e intuitivo, aunque en entornos en los que varios compañeros comparten máquina puede dar lugar a que una fotocopia de un DNI acabe en algún informe o factura.

Leer más